EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Recreación

27.11.2015
España
ESP |

Los juegos de canicas o bolitas

Existen numerosas formas de jugar a las canicas, y distintos modos de lanzarlas, los cuales han ido surgiendo a lo largo de la historia
Fotografías 1 y 2
Fotografías 3 y 4
Fotografías 5 y 6
Fotografías 7 y 8

Introducción

En el presente artículo hemos tratado de recoger las formas de juego de las canicas más conocidas en el lugar donde resido, Sevilla, las cuales han sido practicadas desde hace aproximadamente unos 50 años. En la actualidad, el juego tratado está en decadencia, debido, entre otros motivos, al sedentarismo y a la proliferación de zonas industriales, comerciales y residenciales, lo que conlleva la eliminación de zonas de juego. Es nuestra intención transmitir información sobre este juego para todo aquel que esté interesado, y pretendemos fomentar así la práctica del juego de canicas.

 

Lanzamiento de canicas

En cuanto a la forma de lanzarlas, podemos distinguir entre la usada en los torneos reglamentarios, y la utilizada en la calle por los aficionados. La primera de ellas consiste en colocar los nudillos en contacto con el suelo, (excepto el pulgar), y catapultar el dedo pulgar para que impacte con la canica, utilizando la punta del dedo índice (ver fotografías 1 y 2).

En cambio, en la calle, los lanzamientos no están reglados y se puede lanzar como se quiera. En las siguientes fotografías se muestra una de las técnicas más usadas en Sevilla (España), mediante la cual la canica se sostiene entre los dos dedos pulgares y el dedo corazón (o índice), que será quien catapulte la bola (ver fotografías 3 y 4).

 

Modos de juego

Es posible encontrar diferentes formas de juego, como: bolita y hoyo, chili, chili y cuarta, caldero, etc. A continuación quisiéramos describir algunos modos de juego que han sido los más practicados en Sevilla. Normalmente son llevados a cabo en una superficie de tierra o albero, uniforme y lisa.

  • Al chon: otra forma de llamar al gua es chon. Para empezar se lanza la bola de la forma que se quiera, desde una línea marcada a unos 4-5 metros, en dirección al chon. El jugador que la deje más cerca del mismo será el primero en jugar. Una vez comienza el juego, el objetivo a conseguir podemos dividirlo en tres fases, las cuales deben lograrse en tres lanzamientos consecutivos:
    • Introducir la bola en el chon.
    • Impactar contra la bola del rival, lanzando desde el borde del hoyo. En esta fase se puede añadir un elemento peculiar, al que se conoce como “toser”. Si el jugador lo pide su rival debe colocar los pies en forma de cuña (unidos por los talones) tras su bola, para evitar que, de fallar, la canica se aleje demasiado. (Ver fotografías 5 y 6)
    • Volverla a introducir en el chon. Si se consigue, se gana la canica del rival. Es posible jugar más de dos jugadores a la vez.
  • Triángulo: consiste en dibujar un triángulo en el suelo, donde cada jugador pone una o dos canicas. Luego se procede a la elección del que tirará primero, y una vez decidido, se lanza desde lejos en dirección al triángulo. Los jugadores deben tratar de sacar las bolas del triángulo, sin que la suya propia quede dentro tras el impacto. Es posible jugar por equipos formados por 2 o tres jugadores. Las bolas que sean expulsadas pasa a posesión del jugador que las ha sacado. (Ver fotografías 7 y 8)
  • Uno contra uno. En un espacio sin delimitar, cada jugador juega con una bola. El único objetivo es impactar con la canica del rival para hacernos con ella. El problema reside en que si tiramos flojo buscando precisión y fallamos, el contrario lo tiene fácil para ganarnos, por lo que siempre se buscan lanzamientos con potencia.

Es habitual en estos juegos realizar una maniobra antes del lanzamiento, que consiste en avanzar una cuarta (medida desde el dedo pulgar al meñique) hacia la dirección deseada.

Otro modo de juego se conoce como “canicas aborígenes”, y es propio de Australia. Radica en colocarse uno sentado frente al otro, a unos tres metros, y entre ellos se crea una fila de canicas. Se tiran canicas para intentar golpear a las de la fila, y si se consigue se gana la bola golpeada.

 

Beneficios y problemática de la práctica del juego de canicas

Analizando el juego de las bolitas desde diferentes puntos de vista, podemos deducir que conlleva la mejora de multitud de aspectos sobre sus practicantes: coordinación óculo-manual, coordinación fina y coordinación dinámica de las manos; a los que añadimos: pensamiento táctico y estratégico, relaciones sociales y afectivas, y sensaciones kinestésicas de las manos al entrar en contacto con las canicas y con la tierra. Se fomenta además la práctica de juegos al aire libre, así como el cuidado y aprovechamiento de las zonas recreativas naturales.

Asimismo, podemos examinar las causas del descenso de práctica del juego en cuestión. Diferentes motivos llevan al descenso de práctica lúdica en la calle: sedentarismo por parte de los niños que optan por los videojuegos, escasez de espacios de recreación y desconfianza por parte de los padres, que prefieren que su hijo se quede en casa a que “corra peligro” en la calle.

José Manuel González Suárez
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
El Webstudio