EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Fútbol

26.10.2017
Chile
ESP |

Chile eliminado del Mundial 2018

Los valores éticos y de solidaridad que habían solidificado este equipo no resistieron las presiones exteriores lo que repercute en el juego y en los resultados
Final del partido: Brasil 3 Chile 0. Vidal se derrumba. Chile eliminado de Rusia 2018

En un pasado cercano redacté algunos artículos que en su momento causaron polémica, como “Los trastabillones del fútbol chileno”, en 1997, que describe la triste realidad existente en los años noventa. Afortunadamente, desde entonces se inició un proceso de reestructuración parcial de la preparación de la selección nacional, solicitando a técnicos argentinos experimentados y competentes como Bielsa, Borghi, Sampaoli y Pizzi, de hacerse cargo de esa difícil tarea, dándoles atribuciones excepcionales. Al cabo de una paciente labor, esforzada y compleja, los resultados llegaron. El Mundial de 2014, las Copas de América de 2015 y 2016, así como el Vice campeonato en la Copa de Confederaciones 2017, fueron conquistas merecidas, obtenidas por un conjunto bien rodado, aplicando un contenido táctico moderno, contando con jugadores capaces de establecer una diferencia ante conjuntos con muchos nombres, pero menos colectivos.

Lamentablemente, los valores éticos y de solidaridad internos que habían solidificado este equipo, no han resistido las presiones exteriores y ciertos jugadores han vuelto a comportarse en forma absolutamente irresponsable al exterior del terreno de juego, lo que repercute inevitablemente en el juego y en los resultados del equipo.

En mi libro “Más allá de la Victoria” relato los enormes esfuerzos efectuados entre 1958 y 1962 por el gran técnico chileno Fernando Riera, penetrando hasta los sectores más alejados del país a través de una formación nacional de técnicos de fútbol y un seguimiento constante de las tareas encomendadas. Esta concepción amplia de la práctica del juego que sentó bases fundamentales fue acompañada de un trabajo esencialmente táctico con los grupos A y B de seleccionados escogidos entre los clubes profesionales, guardando siempre una base de jugadores provenientes del club de la Universidad de Chile, los que eran productos de una labor iniciada en 1952 por el profesor Luis Alamos, creando paso a paso el “Ballet Azul”.

Fernando Riera era un convencido de la importancia de la cultura en el proceso de formación de los jugadores de fútbol, recordando a menudo las características del baloncesto norteamericano, donde los jugadores son en mayoría formados en la universidad, cuentan con un sindicato muy respetado por los dirigentes y sus comportamientos son habitualmente ejemplares. Él nos decía que ellos no temían el fin de su carrera, pues estaban armados para afrontar el porvenir.

La eliminación del conjunto chileno del Mundial de Rusia puede significar una nueva fase de retroceso si las lecciones del fracaso no son bien consideradas. Si aquellos que hablaban de “la generación dorada”, olvidando los resultados de la labor señalada por Riera, efectuada principalmente por los especialistas argentinos, la confunden con el surgimiento por generación espontánea de un pequeño grupo de cracks, ello impedirá un análisis sereno de los resultados, evitando de considerar la real evolución del proceso, sus aportes y sus deficiencias, el riesgo de continuar largo tiempo cayendo producto de los tristes “trastabillones” se acentuará.

En estos momentos, como un primer paso esencial, es indispensable para ir más allá de la derrota, recordar las enseñanzas sembradas en el pasado, de establecer un diálogo franco con los jugadores y sus representantes, así como con el cuerpo técnico y los dirigentes, de manera de abrir realmente las puertas de la formación universitaria y superior a los jugadores y técnicos del mundo del fútbol chileno. 

Raúl de la Fuente González
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
El Webstudio