EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Estudios Sociales

02.06.2020
Argentina
ESP |

Alberdi, joven

Escritor y abogado, evalúa la situación nacional, apuntando a tejer una forma de civilización nueva, más ajustada a las circunstancias endógenas
En 1937 proponía que nos sometiéramos a una aventura cultural y desarrolláramos un modelo sociocultural propio
Juan Bautista Alberdi nace en 1810, el año de la gesta de Mayo, en la ciudad de Tucumán. Siendo muy joven, el futuro abogado baja de su provincia natal para llegar a Buenos Aires donde llevaría una ajetreada vida cultural. Se unió al grupo de escritores que conforman en 1835 el Salón Literario, un verdadero centro cultural.
Por entonces, proponía que nos sometiéramos a una aventura cultural y desarrolláramos un modelo sociocultural propio. Para ello había que armarse de coraje para inscribir nuestra particularidad en el concierto mundial. Pero vale aclarar que, al transcurrir del tiempo, este énfasis de Alberdi en lo peculiar, se va haciendo cada vez más pálido.
Hombre de leyes y también de letras, su visión de estadista ensombreció su veta literaria pese a que siguió manteniendo una buena pluma. Asimismo, compuso obras musicales y es precisamente Sarmiento, en una célebre polémica que mantuvieron ambos escritores y políticos en 1853, quien le señala, con una dosis de ironía, su pasado de compositor antes de hacerse abogado: compositor de minuetes y templador de pianos.
En 1837 este talentoso intelectual publicó una de sus obras más importantes: Fragmento preliminar al estudio del derecho. Es allí donde realiza una evaluación de la situación nacional, apuntando a tejer una forma de civilización nueva, más ajustada a las circunstancias endógenas. Es que tenemos derecho, como todo pueblo, a una existencia cultural alterna y como expresa el lúcido ensayista Adolfo Colombres para tomar conciencia de la identidad y la especificidad cultural hace falta que acudan en su apoyo la antropología y la filosofía.
Es una obra escrita en sintonía con la producción de la llamada generación del '37 cuyo lema era consumar la emancipación mental acicateada con ideas heredadas del romanticismo francés de soberanía popular y de libertad. Suscribirá con aquellos jóvenes que la patria no es el suelo, un puñado de barro, sino que ella estaba en el alma.
El intelectual y político tucumano dice en este brillante trabajo: Una nación no es una nación, sino por la conciencia profunda y reflexiva de los elementos que la constituyen … Y más adelante reclama que depuremos nuestro espíritu de todo color postizo, de todo traje prestado.
 
---
Roberto Di Giano es Sociólogo, UBA
robaied@hotmail.com
Roberto Di Giano
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
EFDeportes.com