EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Fútbol

16.01.2013
Argentina
ESP |

Presión y descontrol de los padres en el fútbol infantil

Reflexiones frente al grave problema de la presión psicológica de los padres en el fútbol infantil y cuál es la función que deben cumplir los profesores a cargo
Futbol infantil: aprender, compartir y divertirse
Lic. Cristian Federico Pieslinger

Paradigma: El deporte según nuestra visión

Nos dirigimos a ustedes con el motivo de realizar una reflexión sobre el futuro de nuestros hijos y el maravilloso deporte del cual ellos forman parte, pero que lamentablemente muchos mayores lo estamos arruinando.

 

Sabemos que ustedes ponen en nuestras manos lo más preciado y precioso que un ser humano puede tener… ¡sus hijos!

 

Nos encontramos inmersos en un mundo del fútbol donde los técnicos o personas a cargo de los niños no siempre están bien capacitados, ni poseen títulos o los conocimientos necesarios para formar a un chico como deportista y algo mucho más importante, como persona.

 

Estas personas no preparadas pedagógicamente, generalmente ejercen cierta presión psicológica a la que se encuentran sometidos muchos de nuestros niños, al cometer errores propios de la edad o por no conseguir siempre la victoria, priorizando los resultados sobre el proceso de formación deportiva.

 

Lo primero que tendríamos que hacer es no dejar a nuestros chicos en manos de cualquiera.

 

Pero sin darse cuenta o quizás si, muchos padres son la principal causa de esta gran presión que padecen los niños al disputar un “partido” , que no es mas que un encuentro de formación psicomotriz, técnica, táctica y de sus capacidades condicionales y coordinativas, para su futuro no solo profesional sino en su vida cotidiana.

 

El exceso de expectativa lleva a la presión, y esta se ve reflejada en que:

 

  • Cada error que tienen reciben un grito,
  • cada jugada de gol conlleva un grito,
  • cada derrota…un grito, y en algunas ocasiones algo mas grave.

 

¡¡¡Hecho que nos remonta al no tan lejano Circo Romano, donde los ganadores eran vitoreados y los perdedores eran recluidos y hasta muertos porque no eran merecedores de más!!!

 

Nos resulta increíble que muchas veces seamos nosotros, los profesores, los que tengamos que salir en defensa de sus hijos y en defensa de ustedes mismos, con comentarios tales como:

 

  • Adentro de la cancha no escuches a nadie más que a mí, ó
  • ¡Vos jugá y divertite!

 

Se supone que nosotros tendríamos que ser los exigentes en el rendimiento del equipo y ustedes velar por la seguridad emocional de sus hijos, ¿no? Es vergonzoso que en algunas oportunidades tengamos que hacerlos callar durante el desarrollo de algún partido por comentarios despectivos o descalificadores para con sus propios hijos o los rivales. No nos olvidemos que son chicos que juegan a ser jugadores de fútbol,en el mejor de los casos.

 

Parece increíble que las federaciones de fútbol infantil tengan que ponerse cada vez más rigurosas con respecto a las sanciones con los padres que se desubiquen y tengan algún tipo de actitud violenta para con los chicos, los árbitros o contrarios durante el transcurso de las jornadas.

 

En algunos momentos y ante hechos como éstos daría la impresión de que tenemos que cuidar a sus hijos de ustedes mismos.

 

Bajo ningún punto de vista podemos dejar de lado la formación integral del niño que viene a nuestras clases de fútbol, no podemos pasar por alto el hecho de que son personas que están en formación para desarrollarse óptimamente al llegar a la vida adulta, ¡y como tal tienen derechos inquebrantables! Los cuales fueron promulgados en la Convención de 1989 de la ONU, entre ellos podemos citar:

 

  • Los niños tienen derecho al juego.
  • Los niños tienen derecho a la protección contra el descuido o trato negligente.
  • Los niños tienen derecho a crecer en una familia que les dé afecto y amor.
  • Todos los niños tienen derecho a vivir en armonía.
  • Todos los niños tienen derecho a la diversión.

 

Sabemos que nuestra propuesta puede parecer difícil, pero si pensamos en el bienestar de nuestros niños nada es imposible.

Marcelo Di Gregorio
Vanesa Sarroca
Cristian Federico Pieslinger
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
El Webstudio