EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Entrenamiento

25.11.2012
España
ESP |

Fundamentos del calentamiento para la actividad física

Son ejercicios que se realizan antes de cualquier actividad física, para disponer el conjunto de las funciones para un rendimiento máximo
Actividades de calentamiento, parte general y parte específica

Fundamentación del calentamiento

Desde comienzos de siglo y debido a la influencia de las corrientes gimnásticas de la época, se le ha otorgado una gran importancia al calentamiento. Para muchos autores es tan importante como imprescindible.

 

Un calentamiento adecuado produce efectos.

  • A nivel circulatorio
  • A nivel respiratorio
  • A nivel muscular
  • A nivel de sistema nervioso
  • A nivel psicológico

 

Tipos de calentamiento

En la práctica deportiva se distinguen diversos tipos de calentamiento según la actividad posterior que se vaya a realizar:

 

  • De entrenamiento: es una parte de la sesión, que se aprovecha para realizar tareas concretas (aumenta los niveles de Flexibilidad, mejorar una técnica concreta, etc.), aparte de servir como preparación para las tareas posteriores de la parte central de la sesión.
  • De competición: preparando física y psicológicamente para la competición.
  • De sesión en Educación Física: parte introductoria y preparatoria para la parte principal donde se trabajarán los objetivos de sesión.

 

Desde el punto de vista del rendimiento, se habla de un calentamiento pasivo y un calentamiento activo o convencional.

 

Funciones del calentamiento

  • Preparar al organismo para efectuar una actividad más intensa.
  • Facilitar la estimulación del sistema neuromuscular y la activación de las funciones vegetativas (cardiorrespiratorias).
  • Reducir las posibilidades de accidentes o lesiones musculares y articulares.
  • Aprender a organizar la propia actividad física, evitando someter al organismo a un cambio brusco, gracias a los efectos beneficiosos del calentamiento.
  • Aprender a determinar la importancia del calentamiento según la situación personal, y actuar en consecuencia.

 

Calentamiento y rendimiento

El calentamiento eleva la temperatura muscular y corporal, facilitando la actividad enzimática, lo cual a su vez acrecienta el metabolismo de los músculos estriados. Promueve también el aumento en la cantidad de sangre y de oxígeno que llega hasta estos músculos. Consigue efectividad en los tiempos de contracción y de los reflejos de estos músculos. Además de lo anterior, hay una necesidad psíquica, muscular y orgánica de poner nuestro organismo a punto para realizar un esfuerzo fuera de lo normal. Es algo metódico, severo y calculado, en el que hay que concentrarse tanto o más que en la competición.

 

Calentamiento y prevención de lesiones

Un organismo en reposo se encuentra en niveles mínimos de funcionamiento, si le exigimos en ese momento niveles máximos de respuesta, nos encontraremos que con frecuencia se producen desgarros en músculos, tendones o ligamentos antagonistas, ya que no responden a la tracción violenta que les impone los músculos agonista que se contraen (dificultan el movimiento y la coordinación).

 

También, son frecuentes las contracturas musculares, debido a que el músculo, al no estar preparado para ejercicios explosivos, presenta una incapacidad para utilizar la glucosa y formar ATP, perjudicando de esta manera a los filamentos de actina y miosina que se mantienen unidos, quedando el músculo contraído. Gracias al calentamiento evitaremos todas estas posibles lesiones.

 

Forma de ejecución

Normalmente se eligen un número determinado de ejercicios, no superior a 20. Él numero de repeticiones a realizar tampoco suele sobrepasar las 10. En términos generales de 5 a 10 repeticiones para un calentamiento será suficiente. Primero realizaremos el calentamiento general, con actividades de carácter general de mediana intensidad, para luego pasar al calentamiento específico, donde realizaremos ejercicios y movimientos directamente relacionados con las habilidades o capacidades físicas propias de la actividad a realizar. Es aconsejable finalizar esta parte con estiramientos y ejercicios de técnica especifica relacionados con la siguiente fase de la sesión.

 

  • Calentar progresivamente en ritmo e intensidad.
  • No forzar más de lo que pueda dar de sí el músculo en normalidad.
  • Se debe respirar con normalidad durante los ejercicios.
  • Se debe descansar entre ejercicio y ejercicio con marcha o trotes ligeros.
  • Se alternarán constantemente los ejercicios de piernas, tronco, brazos.
  • Se debe dar preferencia a los ejercicios de elasticidad, movilidad articular y coordinación general.
Daniel Muñoz Rivera
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
El Webstudio