EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Estudios Sociales

05.02.2020
Argentina
ESP |

Canal Feijóo y la valoración temprana de ricos elementos de nuestro fútbol

A partir de un juego colectivo como el fútbol, analiza aspectos socioculturales y resalta simbólicamente la patada porque puede producir una suerte de desahogo
La primera edición del libro se concretó en su provincia natal, Santiago del Estero, en 1924
Poeta y ensayista, Bernardo Canal Feijóo fue un hombre multifacético que se animó a unir, muy tempranamente, la poesía y el fútbol.
Eran tiempos en que el prolífico escritor se encontraba vinculado a las vanguardias estéticas que marcaron sus primeras manifestaciones literarias con deseos de proyección social.
La edición de su libro Penúltimo poema del fútbol se concretó en 1924 en la provincia de Santiago del Estero, pese a cierto recato lugareño. Vale recordar, que poco tiempo después, la Liga Santiagueña se consagró campeón nacional al vencer a la Liga Paranaense en el estadio de River Plate. Y, asimismo, que las ligas provinciales ocupaban entonces un lugar de relevancia.
Allí Canal poetisa sobre las multitudes ligadas al fútbol y hace, de esa manera, un original aporte a nuestra historia cultural empeñado como estaba en construir poesías en la cotidianidad santiagueña. 
Así, desde "tierra adentro", desde una ciudad pequeña inmersa en un contexto de pobreza, invita a revertir la desvalorización cultural sin dejar de prestar atención por ello a las más lúcidas corrientes éticas y estéticas universales.
A las multitudes, signo de los nuevos tiempos, el vate de aquella postergada región mediterránea, las visualizaba -seguramente influenciado por el prestigioso analista social Gustave Lebon- como un mar encrespado en el que las personas se sumergen y en su seno se mueven atrayendo y rechazando: hinchazón de pleamar en la muchedumbre … hervor rebosante de marea, expresa Canal Feijóo.
A partir de un juego colectivo como el fútbol, analiza aspectos socioculturales y resalta simbólicamente la patada porque puede producir una suerte de desahogo frente a una realidad asfixiante.
Siguiendo en el terreno metafórico piensa en el intento de sacudir un orden injusto que permita liberar la inventiva, la imaginación. Es decir, establecer algo nuevo a partir de una acción abrupta. Esa acción abrupta nos permitiría acceder imaginariamente a una realidad distinta y así lograr determinados objetivos al transgredir ciertas normas (el arma central es la fuerza moral de actuar y no la violencia de la acción, el daño físico a personas).
También Canal expone en este singular libro, Penúltimo poema del fútbol, una fascinación por la gambeta. Y la asocia con un mareo momentáneo, con una broma pesada, con una broma gastada a un señor serio, agrio, reumático. 
Y, finalmente, exclama el singular vate: ¡No hay derecho!
 
---
 
Roberto Di Giano es Sociólogo, UBA
Poeta y ensayista, Bernardo Canal Feijóo fue un hombre multifacético que se animó a unir, muy tempranamente, la poesía y el fútbol.
Eran tiempos en que el prolífico escritor se encontraba vinculado a las vanguardias estéticas que marcaron sus primeras manifestaciones literarias con deseos de proyección social.
La edición de su libro Penúltimo poema del fútbol se concretó en 1924 en la provincia de Santiago del Estero, pese a cierto recato lugareño. Vale recordar, que poco tiempo después, la Liga Santiagueña se consagró campeón nacional al vencer a la Liga Paranaense en el estadio de River Plate. Y, asimismo, que las ligas provinciales ocupaban entonces un lugar de relevancia.
Allí Canal poetisa sobre las multitudes ligadas al fútbol y hace, de esa manera, un original aporte a nuestra historia cultural empeñado como estaba en construir poesías en la cotidianidad santiagueña. 
Así, desde "tierra adentro", desde una ciudad pequeña inmersa en un contexto de pobreza, invita a revertir la desvalorización cultural sin dejar de prestar atención por ello a las más lúcidas corrientes éticas y estéticas universales.
A las multitudes, signo de los nuevos tiempos, el vate de aquella postergada región mediterránea, las visualizaba -seguramente influenciado por el prestigioso analista social Gustave Lebon- como un mar encrespado en el que las personas se sumergen y en su seno se mueven atrayendo y rechazando: hinchazón de pleamar en la muchedumbre… hervor rebosante de marea, expresa Canal Feijóo.
A partir de un juego colectivo como el fútbol, analiza aspectos socioculturales y resalta simbólicamente la patada porque puede producir una suerte de desahogo frente a una realidad asfixiante.
Siguiendo en el terreno metafórico piensa en el intento de sacudir un orden injusto que permita liberar la inventiva, la imaginación. Es decir, establecer algo nuevo a partir de una acción abrupta. Esa acción abrupta nos permitiría acceder imaginariamente a una realidad distinta y así lograr determinados objetivos al transgredir ciertas normas (el arma central es la fuerza moral de actuar y no la violencia de la acción, el daño físico a personas).
También Canal expone en este singular libro, Penúltimo poema del fútbol, una fascinación por la gambeta. Y la asocia con un mareo momentáneo, con una broma pesada, con una broma gastada a un señor serio, agrio, reumático. 
Y, finalmente, exclama el singular vate: ¡No hay derecho!
 
---
 
Roberto Di Giano es Sociólogo, UBA
 
Roberto Di Giano
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
EFDeportes.com