EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Estudios Sociales

03.02.2021
Argentina
ESP |

Sobre personas y toros

Cuando por casualidad ha asistido a una corrida de toros, un espectáculo que causaba una profunda impresión, ha sido invariablemente partidario del toro
Plaza de Toros en Buenos Aires ubicada en la zona de Parque Lezama en el barrio de San Telmo, que funcionó hasta principios de 1900. Foto: Archivo General de la Nación
Eduardo Wilde, quien trató de desacralizar a los médicos apuntando a su nivel de soberbia, integró la expedición dirigida por el doctor Carlos Malbrán al Paraguay para combatir la peste bubónica.   
Asimismo, escribió lúcidos relatos donde el sentido del humor era, prácticamente, una constante, convirtiéndose en una figura literaria de peso. 
En uno de ellos retrata las corridas de toros, uno de los entretenimientos con que contaba la población, resaltando la presencia del toro a la salida, hermoso animal lleno de vida y de sangre. Y destaca, entonces, la ignorancia que tiene del peligro inevitable, su exceso de confianza…  
Y este sensible médico sanitarista que siempre hirió vanidades de quienes alardeaban de sí mismos, expresa, sin cortapisas, que después viene la crueldad más cobarde. 
Se da el hecho, dice Wilde, que el hombre está garantizado por su habilidad y por la ignorancia de su antagonista respecto a sus ardides y sanguinarios engaños. 
Para concluir el artículo, da un testimonio personal expresando que cuando por casualidad ha asistido a una corrida de toros, un espectáculo cuestionado que causaba una profunda impresión entre la población, ha sido invariablemente partidario del toro. 
 
Referencia
Wilde, Eduardo (2008). La lluvia, Tini y otros textos. Buenos Aires: Capital Intelectual.
 
---
 
Roberto Di Giano
robaied@hotmail.com
Sociólogo, UBA
Eduardo Wilde, quien trató de desacralizar a los médicos apuntando a su nivel de soberbia, integró la expedición dirigida por el doctor Carlos Malbrán al Paraguay para combatir la peste bubónica.   
Asimismo, escribió lúcidos relatos donde el sentido del humor era, prácticamente, una constante, convirtiéndose en una figura literaria de peso. 
En uno de ellos retrata las corridas de toros, uno de los entretenimientos con que contaba la población, resaltando la presencia del toro a la salida, hermoso animal lleno de vida y de sangre. Y destaca, entonces, la ignorancia que tiene del peligro inevitable, su exceso de confianza…  
Y este sensible médico sanitarista que siempre hirió vanidades de quienes alardeaban de sí mismos, expresa, sin cortapisas, que después viene la crueldad más cobarde. 
Se da el hecho, dice Wilde, que el hombre está garantizado por su habilidad y por la ignorancia de su antagonista respecto a sus ardides y sanguinarios engaños. 
Para concluir el artículo, da un testimonio personal expresando que cuando por casualidad ha asistido a una corrida de toros, un espectáculo cuestionado que causaba una profunda impresión entre la población, ha sido invariablemente partidario del toro. 
 
Referencia
Wilde, Eduardo (2008). La lluvia, Tini y otros textos. Buenos Aires: Capital Intelectual.
 
---
 
Roberto Di Giano
robaied@hotmail.com
Sociólogo, UBA
Eduardo Wilde, quien trató de desacralizar a los médicos apuntando a su nivel de soberbia, integró la expedición dirigida por el doctor Carlos Malbrán al Paraguay para combatir la peste bubónica.   
Asimismo, escribió lúcidos relatos donde el sentido del humor era, prácticamente, una constante, convirtiéndose en una figura literaria de peso. 
En uno de ellos retrata las corridas de toros, uno de los entretenimientos con que contaba la población, resaltando la presencia del toro a la salida, hermoso animal lleno de vida y de sangre. Y destaca, entonces, la ignorancia que tiene del peligro inevitable, su exceso de confianza…  
Y este sensible médico sanitarista que siempre hirió vanidades de quienes alardeaban de sí mismos, expresa, sin cortapisas, que después viene la crueldad más cobarde. 
Se da el hecho, dice Wilde, que el hombre está garantizado por su habilidad y por la ignorancia de su antagonista respecto a sus ardides y sanguinarios engaños. 
Para concluir el artículo, da un testimonio personal expresando que cuando por casualidad ha asistido a una corrida de toros, un espectáculo cuestionado que causaba una profunda impresión entre la población, ha sido invariablemente partidario del toro. 
 
Referencia
Wilde, Eduardo (2008). La lluvia, Tini y otros textos. Buenos Aires: Capital Intelectual.
 
---
 
Sociólogo, UBA
 
Roberto Di Giano
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
EFDeportes.com