EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Estudios Sociales

12.10.2017
Argentina
ESP |

Los obstáculos para darle vuelo a una pasión argentina

Un verbalismo cada vez más ambiguo campea en el ámbito futbolístico que se traduce en una práctica llena de vacilaciones y generadora de productos híbridos
En Argentina existió un remoto ayer donde se jugó muy bien al fútbol

No hay un acuerdo básico sobre la identidad del fútbol argentino. Es que conviven varias mitologías y ello hace que no se pueda definir un rumbo claro porque los relatos son permanentemente puestos en duda. De tal manera que no podemos salir de un círculo vicioso conformado por las múltiples marchas y contramarchas a las cuales, lamentablemente, nos hemos acostumbrado.

En este contexto tan peculiar, se hace imposible planificar el futuro pues no existe un nivel de consenso amplio y prolongado que permita insuflar una bocanada de aire fresco al degradado ambiente deportivo. Así, no hay manera de resguardar ningún tipo de coherencia.

Entre otras cosas, se instaló en dicho ambiente un esquema binario que siempre conlleva una preocupante economía de pensamiento al cargarse de un exceso de identificación Acorde con esta lógica se empezó a tomar a los otros como íconos de la decadencia del fútbol argentino.

Asimismo, nos encontramos con actores que defienden una identidad futbolística que roza lo esencialista y se arrogan el derecho de menospreciar a los demás que rebosantes de una racionalidad alejada del eje de nuestra historia, cooperan desde hace tiempo para que este juego se haya vuelto tedioso. Al respecto, conviene señalar que la idealización del pasado, convertida en una verdadera cantera que sirve para que afloren todo tipo de relatos míticos, fue usada hasta el cansancio para adaptarla a las necesidades del momento y siempre encontraron en ella la forma de ilusionarnos. Como si un pasado, magistralmente burilado y vestido de utopía, nos despertara cada tanto para volver pronto a refugiarse, resignadamente, en las oscuras entrañas del olvido.

Este relato, ligado a ricas tradiciones futbolísticas y más ampliamente a las peculiaridades culturales del país, nos dice que existió un remoto ayer donde se jugó muy bien al fútbol, sin haber buceado demasiado en todos los enigmas que encerraba aquella cultura futbolística y mucho menos en las verdaderas razones por las cuales no pudo ser protegida y dinamizada como era debido para asegurar su continuidad. De una manera demasiado confortable, buscarán, mediante una serie de pretextos, rehabilitar elementos de la cultura popular que se dejaron de lado frente a la expansión de aquellos relatos que, desde la década del sesenta, se ponen en sintonía con el último grito de la moda europea y que, conviene aclararlo, encontrarán respuestas dóciles por estos parajes.

Actualmente, un verbalismo cada vez más ambiguo campea en el ámbito futbolístico que se traduce en una práctica llena de vacilaciones y generadora de productos híbridos (una de las consecuencias más nefastas de tales controversias). Así, más que brindarnos placer a partir de sus potenciales cualidades dramáticas y estéticas, el futbol argentino nos somete a tortuosos derroteros, sobre todo en lo que concierne a las selecciones nacionales.

Es verdad que muchos simpatizantes elevan algunas protestas para que se transite por mejores caminos, pero no se exigen cambios profundos, sólo de detalles.

 

---

 

Roberto Di Giano es Sociólogo, UBA

Roberto Di Giano
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
El Webstudio