EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Actividad Física y Salud

15.07.2015
Colombia
ESP |

Lesiones deportivas: revisión bibliográfica

La lesión deportiva se define como toda alteración anatómica o funcional que puede ser ocasionada por uno o más agentes externos o internos
En las distensiones de tercer grado se evidencia una ruptura completa en la estructura de los tejidos

Introducción

A partir de la presente investigación se busca hacer un acercamiento a la construcción teórica de las características específicas de las lesiones deportivas, para de esta manera ser la puerta de entrada de las causas y tipos de lesión de diferentes disciplinas deportivas y su grado de prevalencia. Las lesiones han sido y siempre van a ser un aspecto inherente a la práctica deportiva; es decir, que aun conociendo los innumerables beneficios que resultan de realizar cualquier tipo de actividad física o deportiva, es ineludible evidenciar que estás practicas también cuentan con ciertas desventajas y una de ellas, es la aparición de las lesiones.

Muchas pueden ser las causas que contribuyan a que se genere cualquier tipo de lesión; la mala ejecución de determinados movimientos o el sobreuso de algunos grupos musculares son algunas de las muchas causas que pueden contribuir a que aparezcan las que se conocen como lesiones deportivas. Con esta revisión teórica buscamos ponernos de acuerdo sobre las categorías de análisis sobre las lesiones deportivas y hablar un lenguaje común en posteriores estudios.

 

Resultados

La lesión, vista desde el punto de vista sanitario o medicinal es la alteración de las condiciones normales del mantenimiento de un cuerpo o un organismo. Romo la define como toda alteración anatómica o funcional que puede ser ocasionada por uno o más agentes externos o internos; es decir que hay lesión cuando las características normales de un cuerpo u organismo se ven alteradas por factores ya sean internos (microorganismos) o externos (golpes).

La lesión deportiva se entiende como “la que ocurre cuando los atletas están expuestos a la práctica del deporte y se produce alteración o daño en un tejido, afectando el funcionamiento de la estructura”.

Pfeiffer y Mangus afirman que no existe una definición “única y universal” de lo que es la lesión deportiva, y plantean tres características generales para que una lesión sea clasificada como lesión deportiva:

1. Ser producto de la participación en un entrenamiento o partido.

2. Exigir atención médica por parte del preparador físico o el médico del equipo.

3. Causar una restricción en la participación o rendimiento del deportista durante uno o más días con posterioridad al día de la lesión.

Bahr y Maehlum clasifican las lesiones en dos grupos según el mecanismo de lesión de las mismas y el comienzo de sus síntomas, estos dos grupos son: lesiones directas y lesiones indirectas o por uso excesivo. Las lesiones directas, al igual que la anterior definición, son las que ocurren de manera repentina y se originan a partir de una causa claramente definida, (actividades deportivas que puedan conllevar al riesgo de fuertes caídas o deportes que requieran de contacto físico muy fuerte y frecuente por parte de los deportistas). Por el contrario, las lesiones por uso excesivo o indirectas son las que ocurren o se desarrollan de forma gradual, y los autores señalan que estas son predominantes en deportes aeróbicos donde se presentan sesiones de entrenamiento monótonas y muy prolongadas, o en deportes que requieren de movimientos altamente repetitivos.

Ahora se hace pertinente hablar de otra clasificación de lesiones deportivas, enfocada hacia el tipo de tejido que afectan: Lesiones musculares, lesiones ligamentarias, lesiones tendinosas y lesiones óseas. Las lesiones ligamentarias son cuando hay rotura de los ligamentos y estas ocurren generalmente por traumatismos agudos, es decir, el mecanismo más común de lesión consiste en una sobrecarga repentina con distensión del ligamento mientras la articulación se encuentra en una posición extrema.

Las lesiones tendinosas son rupturas del tejido conjuntivo que une el hueso con el músculo y pueden ser de tipo agudo (repentinas) o de tipo crónico o por uso excesivo (progresivas). Estas se producen cuando la fuerza aplicada excede la tolerancia del tendón, pueden ser parciales o totales, y al igual que los ligamentos se pueden dar en el medio de la sustancia del tejido, en la unión osteotendinosa o por avulsión.

Por otra parte, las fracturas y las luxaciones hacen parte de las lesiones que afectan al tejido óseo y además a las articulaciones. En cuanto a las fracturas se pueden reconocer dos clases, las primeras son las fracturas cerradas, donde el hueso no atraviesa la piel, es decir, que no hay contacto de la parte interna del cuerpo con la parte externa (medio ambiente). Las segundas son las fracturas compuestas o abiertas, que son fracturas que a diferencia de las cerradas, si presentan contacto de la parte externa con la interna porque hay extremos del hueso sobresaliendo por la piel, presentando una herida abierta.

En cuanto a las luxaciones, estas se definen como el desplazamiento de las superficies contiguas de los huesos que forman una articulación.

Una de las lesiones musculares son las distensiones y al igual que los esguinces, estas se clasifican según su gravedad. Las de primer grado son las más leves e implican poco daño en la estructura muscular y tendinosa, así mismo presentan dolor fuerte, inflamación y en ocasiones espasmos musculares. En las distensiones musculares de segundo grado además de presentarse mayor dolor e inflamación que en la de primer grado, también presenta una perdida funcional moderada y un daño mayor del tejido. Por último en las distensiones de tercer grado se evidencia una ruptura completa en la estructura de los tejidos, ya sea en la unión sea del tendón, en los tejidos entre el tendón y el músculo (unión musculotendinosa) o en los tejidos del músculo mismo.

Otra de las lesiones que se presentan en los músculos son las contusiones, estas son las que se producen por golpes en la superficie del cuerpo que comprimen los tejidos subcutáneos y la piel. Son lesiones que se caracterizan por dolor, rigidez, hinchazón, equimosis y hematomas. Las contusiones son consideradas normalmente como lesiones menores, pero pueden agravarse si no se tratan correctamente, ya que podría acarrear formaciones osiformes en el tejido muscular.

Tatiana Sánchez Bonilla
Laura Elizabeth Castro Jiménez
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
El Webstudio