EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Psicología del Deporte

17.01.2013
Mexico
ESP |

Las lesiones deportivas y sus implicancias psicológicas

El daño psicológico está ligado al contexto del deporte como parte de las lesiones deportivas tanto en el entrenamiento como en la competencia
Dr. Pedro Reynaga Estrada, la Universidad de Guadalajara, Jalisco

 

La Psicología del deporte, de acuerdo a Williams (1991), se ocupa de los factores psicológicos que determinan el ejercicio y la práctica deportiva. Una lesión o enfermedad en el deportista tiene consecuencias negativas para el rendimiento deportivo no sólo por las limitaciones físicas, evidentemente, sino por sus consecuencias psicológicas. De acuerdo a Jerry R. May (1999) 17 millones de lesiones deportivas ocurren al año en Estados Unidos de Norteamérica y una tercera parte de los deportistas sufren una lesión muscular por año. Y al menos cada 3-5 años de práctica deportiva los atletas de elite sufren lesiones como para perder una competencia deportiva.

 

Por desgracia la mayor parte de los entrenadores y directivos piensan que la rehabilitación de las lesiones deportivas solamente debe ser a nivel anatómico y no valoran las implicaciones emocionales (May, 1999).

 

Pero el análisis de las lesiones deportivas debe considerar los aspectos físicos y psicológicos, tanto para su etiología como para sus consecuencias en la salud. El estudio psicológico de las lesiones deportivas se ha limitado a buscar por un lado la relación entre una lesión física y su efecto psíquico o las causas psicológicas de la lesión física (Rotella, 1991; May, 1999).

 

Sin embargo, considerar el daño psicológico como parte del proceso mismo del entrenamiento deportivo y su relación con la salud no es algo común. Aunque todavía en una etapa inicial, el Síndrome de agotamiento Crónico (Burnout) debe considerarse como un daño psicológico que tiene como factor de riesgo el inadecuado entrenamiento físico- psicológico.

 

El estrés es la variable psicológica más relevante en lo referente a las lesiones, y lo podemos entender como una respuesta compleja que puede estar antes, durante y después de la lesión. (Rotella, 1991; May, 1999; Mendelsohn, 1999)

 

De acuerdo con Rivolier (1999), cuando analizamos la relación entre las manifestaciones del estrés en situaciones extremas y los estados psicopatológicos más que hablar de enfermedades, debemos de utilizar el concepto de trastorno, de acuerdo al DSM II- R, o de síndrome. Y aplica este concepto al momento de identificar el "síndrome del deportista de élite".

 

Mendelsohn (1999) ha relacionado el distrés con un incremento en los niveles de ansiedad y considera que entre las situaciones potencialmente estresantes en la alta competencia se encuentran el exceso de confianza y las exigencias muy elevadas (sin la preparación y la recuperación adecuadas) en el entrenamiento y la competencia. Las anteriores las podemos considerar variables externas, y como variables internas se establecen distintas variables personales.

 

Ante el estrés físico dado por una carga de entrenamiento la noradrenalina se triplica y la adrenalina se duplica de la misma forma que ante la cólera y la agresividad. Es importante considerar a la ansiedad como un síntoma de estrés psicológico porque está relacionada dinámicamente con estímulos (o estresores) que son percibidos como amenazadores para el sujeto (Valdés-Casal, 2000).

 

Los efectos psicológicos de las lesiones físicas dependen del tipo y gravedad de la lesión y por supuesto, del deportista. Por ejemplo, es conocido que la mayor parte de las lesiones conducen a un estado depresivo por el temor de una nueva lesión, por la preocupación por perder el rendimiento logrado, y por la baja autoestima o por la imagen deformada que la persona tenga de su cuerpo.

 

Existen diferentes variables causales de las lesiones deportivas que escapan a los aspectos psicológicos: desde las características propias del deporte, las características del mismo deportista o las condiciones del ambiente y del entrenamiento, hasta la misma suerte y el azar. Y aunque no debemos dejarlas de lado, nosotros nos enfocaremos a las condiciones psicológicas ubicadas en lo que se constituye como las variables del deportista (May, 1999; Mendelsohn, 1999).

 

En 1993 Heil, Zemper y Carter realizaron un estudio con 1600 deportistas y encontraron que cerca de la mitad de ellos relacionaban sus lesiones con causas propias del atleta (Mendelsohn, 1999).

 

Debido a que en el deporte se expresa una energía de lucha (agonismo), se ha tratado de explicar la producción de las lesiones en el deportista por la idea de la agresividad involucrada en ese espíritu de lucha. Tal vez esa es la razón por la que muchas de las personas a las que les gustan los deportes extremos se depriman ante la imposibilidad de liberar esa energía por sufrir de lesiones.

 

Algunas de las causas psicológicas de las lesiones deportivas que se han propuesto son las siguientes:

  • El sujeto considera ansiogénica la competencia deportiva (actividad contrafóbica).
  • Intento por probar la virilidad. Muchas de las lesiones representan el "valor" de los deportistas que se deben presumir.
  • Existe coraje y hostilidad hacia sí mismo, obteniendo placer al lesionarse (masoquismo)
  • Busca resistirse a sus padres dominantes, frustrándolos al lesionarse y evitando la competencia.
  • El deportista se siente inferior y la lesión le permite retirarse (perder) sin quedar en ridículo.
  • El deportista finge lesión para evitar el entrenamiento o perturbar al equipo.
  • El deportista se queja de lesión sin evidencia de huellas físicas.

 

El Burnout representa un problema para el deportista de alto rendimiento por que constituye una reacción psicológica de desgaste emocional que afecta no sólo el rendimiento del deportista, si no aspectos más esenciales del sujeto, como las dimensiones biológicas y sociales, que le pueden impedir funcionar saludablemente. Dentro de la afectación psicológica que puede estar relacionada con el estrés crónico y el burnout, encontramos los trastornos emocionales tales como la ansiedad, la depresión, el insomnio, la falta de energía, el funcionamiento social y la sensación de infelicidad, etcétera (Rivolier, 1999; May, 1999).

 

Como bien podemos observar, la Psicología de la actividad física y del deporte nos puede explicar la relación entre los factores y resultados psicológicos y las lesiones deportivas, incluyendo las lesiones físicas y psicológicas como el estrés, el Burnout o agotamiento crónico y otros trastornos psíquicos.

Pedro Reynaga Estrada
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
El Webstudio