EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Educación Física

25.12.2012
Colombia
ESP |

La Educación Física en Colombia y el uso de las TICs

La docente de Educación Física como parte de un proceso integral posee una participación esencial en el uso de las TICs, como informador, consultor y orientador
Edwin José Luque Barros, Lic. en Educación Física y Deportes por la Corporación Unicosta C.U.C.
Ejemplo de uso de las TICs. Los tres primeros componentes son del dominio exclusivo del docente Educador físico

 

En nuestro quehacer pedagógico como docente educador físico no es raro encontrarse con obstáculos administrativos, físicos, académicos y familiares que dificultan el normal desarrollo de un contenido programático, éstos, sumado a la subvaloración de la que aún estamos siendo víctimas desde 1974 dentro del proceso de la educación colombiana la cual nos cataloga como área poco importante, “pues los resultados deportivos de una institución no son tomados en cuenta en las diferentes pruebas de calidad educativa”, se convierten en todo un Goliat a vencer cuando un docente comprometido y conocedor de los aportes de su área al proceso de enseñanza de las competencias, pretende hacer de sus (2) dos horitas una continuidad de lo enseñado en la escuela con la praxis para la vida; por esta razón asignarle una función de activismo es enmarcar la educación física en una posición instrumental y parcializada, con un sentido restringido de sus posibilidades, “tal ejemplo de esta cultura se refleja en nombrar a cualquiera como profesor de educación física”.

 

“La educación física parte de la acción motriz para el desarrollo integral del hombre, esta concepción integral define dimensiones, intervención y niveles de actuación” (Ley General de Educación, decreto 1860)

 

Las dimensiones de las cuales habla la ley son, a saber, dimensión física, dimensión social, dimensión cognoscitiva, dimensión emocional, dimensión cultural y siempre están presentes en el proceso de la enseñanza de la asignatura pero con un énfasis en la dimensión física, lo que conlleva a un replanteamiento pedagógico que los integre de manera armónica: áreas de intervención, niveles de actuación, particularidad de los procesos y la producción. Esta necesidad se ve reflejada en la reconstrucción curricular que muchos licenciados investigadores en Colombia han hecho; reformas que parten de una realidad ya existente, se le hacen ajustes y cambios dinámicos correlativos con los avances en las didácticas basados en la necesidad urgente de la transversalidad, ésta que precisamente obligó a modificar el criterio popular: “la teoría en la educación física es innecesaria”. Asimismo, la ley general de educación obligó a las universidades, dentro de su proceso reflexivo P.E.I., a generar espacios de investigación cuyo propósito era re-conceptualizar su pensum en la búsqueda de ajustar las nuevas necesidades de área y proyectarlo hacia la labor docente, administración deportiva o el entrenamiento deportivo; “A la educación física se le han asignado administrativamente una intensidad de dos (2) horas semanales para el cumplimiento de una tarea decreto 0080 de 1974. Esto redujo los contenidos y currículo a sólo lo instrumental, dividiéndola lastimosamente entre un aprendizaje motriz y uno académico”.

 

Mirándolo desde la anterior perspectiva y en aras de hallar una solución didáctica ante semejante reto, se empieza a re-organizar los contenidos programáticos del área ubicando temas afines en cada deporte o actividad la cual estimula la investigación (metodología del reto) y de igual manera dicha información tiene utilidad para aplicarla a las demás áreas del conocimiento: fisiología, biomecánica, neurolingüística, nutrición, sicología del deporte, informática, geometría, estadística e inglés entre otras áreas con las cuales se halla afinidad. Fundado en lo anterior, se inicia la construcción del nuevo contenido el cual respondería de manera práctica al desafío de hacer rendir, lo más posible, las dos horas, la estrategia está basada en:

 

  1. Facilitar una consulta previa del tema a desarrollar en clase.
  2. Organizar los temas para, a través de ellos, asumir un reto académico y motriz, tareas motrices y ejercicios de mejoramiento.
  3. Utilizando una red social en la web para generar espacios de opinión y solución a dificultades motrices o dudas académicas.
  4. Hacer un banco de datos donde se consultaran las dificultades y avances de los estudiantes.
  5. Realizar un test de estilos de aprendizaje.
  6. Organizar grupos de estudio para el aprendizaje colaborativo.

 

El impacto al comienzo es abrumador y lleno de conflictos, pues los estudiantes no toman en cuenta el área como algo científico, sino que aún se referían al docente como el “cabeza de músculo”, lo que genera conflictos incluso con padres de familia inconformes pues no alcanzaban a comprender el sentido del área. Pasado un tiempo las cosas empiezan a mejorar y los retos también, pues el interés se dispara, pero por falta de recursos económicos y tecnológicos se pone en riesgo la aplicación de la propuesta así que se hace necesario implementar los grupos de aprendizaje colaborativo, los cuales no sólo resuelven las dos problemáticas anteriores sino que también permiten una comunicación más fluida entre todos los partícipes del proceso de enseñanza.

 

El uso de diferentes programas como Word, Excel, Power Point, las herramientas tecnológicas como celulares y cámaras digitares y las redes sociales se convierten en elementos colaboradores de un aprendizaje significativo para la educación física, en la manera que a través del uso de éstos se fomentan actividades que permiten, no sólo desarrollar las destrezas y pensamiento superior propio del trabajo físico adelantado en su momento, sino la consecución lógica de un proceso mental y motriz que conllevan a un reto o meta a alcanzar, lo que permite mejorar la motivación hacia la clase asumiendo un rol de orientador más que de instructor.

Edwin José Luque Barros
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
El Webstudio