EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Fútbol

07.09.2017
Argentina
ESP |

Euforias y depresiones alrededor de la selección argentina de fútbol

Cuando la selección no pudo alcanzar la cima en los diversos campeonatos que disputó últimamente, nos tuvimos que enfrentar con una dura realidad
Nuevamente se enfrentan en un partido clave de eliminatorias Argentina y Perú. Las anteriores fueron en 1969, 1985 y 2009

Históricamente en nuestro país se han depositado expectativas desmesuradas en el desempeño de la selección nacional de fútbol.

Algunas derrotas claves sufridas en las últimas décadas, más allá del dolor puntual que produjeron en un amplio espectro de aficionados, nos dejaron una enseñanza: debemos ser un poco más humildes.

Así, aquella mentalidad triunfalista que tan poco tenía que ver con la autoestima y que nos hacía mirar al resto de las naciones desde una arrogante superioridad, se fue apagando en cierta medida. Entonces, se empezaron a mirar las cosas, irremediablemente, con una mayor objetividad, pese a que una franja del periodismo deportivo nunca se ha dedicado a mentir tanto como en el presente.

Cuando la selección no pudo alcanzar la cima en los diversos campeonatos que disputó últimamente, nos tuvimos que enfrentar con una dura realidad que resultaba muy difícil de procesar, después de tanta fe depositada en el triunfo, Precisamente nosotros que nos creíamos los mejores del mundo y que con una base narcisista, arrastramos la necesidad imperiosa de ilusionarnos, aunque sea vanamente, fruto de nuestra propia credulidad. Después, lógicamente, sobreviene siempre el desencanto.

La recurrencia (una de las más intensas manías argentinas) de este fenómeno, fue produciendo el recorte de la imaginación creadora que alguna vez nos enorgulleció.

Por otro lado, en los países de nuestra América en donde la pasión por el fútbol es más intensa, se actualiza permanentemente una ley de hierro: los gobernantes que ocupan momentáneamente el escenario del Estado, se valen de los deportistas para intentar afirmar el prestigio nacional ayudando a conformar climas emocionales alrededor de los logros, reales o imaginarios, de tales deportistas.

Con dichos futbolistas se construyen todo tipo de relatos heroicos, aprovechando nuestra fuerte tendencia a volvernos fanáticos, Así, nos escondemos detrás de pasiones desmedidas que nos impiden reflexionar sobre nuestros lados más oscuros.

 

---

 

Roberto Di Giano es Sociólogo, UBA

Roberto Di Giano
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
El Webstudio