EFDeportes.com

Facebook Twitter Google +

Educación

10.08.2015
España
ESP |

El problema del fracaso escolar

El elevado número de alumnos que fracasan en el aprendizaje escolar es uno de los problemas más importantes con los que se enfrentan todos los países modernos
El problema en España

Introducción. Fracaso escolar

Todos nos hacemos una idea de lo que es el fracaso escolar; sabemos lo que es el triunfo, sinónimo de triunfo-victoria, y sabemos lo que es el fracaso, derrota-malos resultados… Sin embargo, hablar de éxito y fracaso es algo relativo, ya que las personas, no dejamos de educarnos nunca, podemos aprender hasta el final de nuestra vida… y si es así, ¿por qué se habla de fracaso o no fracaso en la formación/en el ámbito educativo?

El problema del fracaso escolar no consiste solo en que los alumnos no consigan el título de la ESO, sino que hay alumnos que además de no obtener este título y abandonar los estudios, no saben nada; o lo que es peor, alumnos que si que lo consiguen y tampoco “saben nada”.

El elevado número de alumnos que fracasan en el aprendizaje escolar es uno de los problemas más importantes con los que se enfrentan todos los países modernos, y aunque están llevando a cabo planes para acabar con este problema, ninguno ha logrado el objetivo.

 

Definición de fracaso escolar

Especialistas definen como fracaso escolar “el hecho de concluir una determinada etapa en la escuela con calificaciones no satisfactorias, lo que se traduce en la no culminación de la enseñanza obligatoria”.

El fracaso escolar, más que la suma de diversos trastornos de aprendizaje, “es una disfunción en la capacidad de aprender, de captar la información de forma eficaz y eficiente y de poder plasmarlos después en una prueba académica”.

En conclusión, se habla de fracaso escolar cuando un niño no es capaz de alcanzar el nivel de rendimiento medio esperado para su edad y nivel pedagógico (no alcanza los objetivos).

 

Porcentajes y cifras de fracaso escolar

En España el nivel de fracaso escolar es de un 26%, algo superior al 20% de media en los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), solo nos supera Portugal. Uno de los países europeos que menos porcentaje de fracaso escolar tiene es Suecia, con un 7%.

Estos porcentajes han ido subiendo a pesar del descenso demográfico. En la enseñanza media un 32% de los alumnos repiten curso, un 35% no terminan con éxito 2º de la ESO, un 48% no supera bachiller y en la universidad se da un 50% de abandono de los estudios. Además, los porcentajes de desempleo tienen una relación con los porcentajes de abandono escolar, ya que el 72% del desempleo de los menores de 25 años tiene relación estrecha con el abandono de los estudios y el fracaso escolar.

 

Factores que causan el fracaso escolar

Muchas son las causas que pueden originar el fracaso escolar. Según los diferentes estudios las causas que más provocan el fracaso son los trastornos de aprendizaje (29%) y los trastornos emocionales (30%). Un 10% se debería al TDAH, los factores intelectuales afectarían a un 2% de los niños/adolescentes con fracaso escolar, y por último, un 29% se debería a otras causas.

 

Evaluación ante un trastorno de aprendizaje

Ante una consulta por trastorno escolar, se debe examinar la dificultad de cada niño, y para ello se debe seguir el siguiente procedimiento:

1. Evaluar el trastorno de aprendizaje. Comparar los resultados con los antecedentes clínicos y madurativos del niño.

2. Evaluar el estado neurológico del niño (si es necesario se realizará un estudio neurofisiológico).

3. Determinar el nivel de inteligencia a través de diferentes test.

4. Determinar el nivel de maduración en habilidades neuropsicológicas.

5. Evaluar el nivel psicopedagógico del niño (habilidades instrumentales como por ejemplo la lectura o el cálculo, el desarrollo de procesos lógicos, hábitos de trabajo, técnicas de estudio,…).

En el caso de que el alumno no haya conseguido los objetivos pedagógicos correspondientes al curso en el que está (o del curso anterior), se tratará de un problema dispedagógico.

6. Describir la personalidad del alumno (mediante cuestionarios, entrevistas con los padres, entrevistas con el niño,…), detectando así cualquier tipo de conflicto.

7. Integrar todos los datos en un diagnóstico operativo.

8. Diseñar las medidas necesarias para corregir/minimizar los diferentes problemas.

 

Soluciones generales

El primer paso para solucionar un problema, es admitirlo… A partir de aquí se podrá trabajar para solventar el fracaso escolar (no somos conscientes de la gravedad de este problema). Todas las medidas de prevención y solución del fracaso escolar propuestas, no tendrán ningún sentido si no se realizan conjuntamente desde la voluntad de los profesores, padres, estudiantes y la administración educativa.

Para eliminar o reducir las principales causas del fracaso escolar, Ramo Traver propone las siguientes fases:

  • Admisión del problema.
  • Realización de un pacto (doble): a nivel social y a nivel estatal (con las Comunidades Autónomas).
  • Realización de un debate sobre la educación española (aspectos a perfeccionar y establecimiento de metas reales que alcanzar).
  • Elaboración de un “Libro Blanco” en el que se analice la situación actual y se recojan propuestas de mejora.
  • Elaboración una nueva Ley de Educación en la que se recojan distintos aspectos (estructura del sistema, centros educativos, profesores, alumnos, padres, coordinación entre las administraciones, financiación, inspección de educación, evaluación, retroalimentación, perfeccionamiento…).

La clave para una buena educación está en “la comunicación de un profesor con voluntad de enseñar y de un alumno con voluntad de aprender (los profesores deben ser capaces de desarrollar en todos los alumnos el deseo de aprender)”, y se debe dar un equilibrio entre estos factores.

 

Conclusiones

Para concluir este breve trabajo recogeré una de las frases que más me ha llamado la atención: “El fracaso escolar es un problema complejo, por lo cual requiere también soluciones complejas”.

Hay muchos errores que se siguen cometiendo, y muchas soluciones propuestas que no se llevan a cabo por diferentes causas.

Todavía queda mucho por hacer para acabar con el fracaso escolar, pero entre todos se podrá resolver el problema.

Silvia Ayala García
VER NOTA COMPLETA INICIO
LEER MÁS
El Webstudio